Tener SILOS propios, tiene ventajas que pueden impactar en los Fletes, en los Costos Financieros y en la Capacidad de Negociación del Productor


Almacenaje en origen, una inversión rentable

Beneficios: evitar los inconvenientes derivados del abaratamiento de puertos, la escasez de transporte y las altas tarifas justifican su construcción.

Hay varias razones que justifican la construcción de instalaciones de almacenaje en las chacras, según el ingeniero agrónomo Jorge Collinet, consultor privado y ex asesor CREA.

En primer lugar, conviene recordar la situación que se produce con los granos en la época de cosecha. En ese momento se entrega buena parte de la producción agrícola, por lo que se genera un cuello de botella en la comercialización, que comienza con el congestionamiento de las terminales y de las fábricas, sigue con los acopiadores, continúa con la escasez de camiones, que quedan atrapados en largas colas para descargar, y termina en el campo, lo que obliga a parar las cosechadoras por falta de fletes.

Es fácil imaginarse que, en esas circunstancias, los fletes se transforman en un elemento escaso y, en consecuencia, las tarifas no se pueden negociar, sino que hay que aceptar las que impone el sistema. Tampoco se pueden discutir los gastos de secada, paritaria, zarandeo, fumigación, ni la comisión del cerealista.

En síntesis, la capacidad de negociación del productor queda reducida en ese momento; sólo puede ser defendida por el volumen que ofrece comercializar. Sin embargo, los productores que disponen de almacenaje han logrado descuentos en las tarifas de fletes de hasta un 35% sobre Catac, y reducciones de hasta un 50% en las comisiones de venta, cuando la comercialización de la mercadería se concretó fuera de la época de cosecha.

En segundo lugar, se deben considerar los ahorros de costos que se obtienen por disponer de silos, concretamente el ahorro de uno de los dos fletes, la paritaria y el almacenaje. Según Collinet, los granos deberían pagar un solo flete desde el potrero hasta el destino ubicando estratégicamente la planta de silos.

Por otro lado, la paritaria por ahorrar es de tres pesos por tonelada. El almacenaje, para el caso del trigo, maíz y soja, es un costo por economizar; para el caso del girasol es un ingreso, pues las fábricas abonan cinco pesos por tonelada aproximadamente.

En tercer lugar está el costo de secada del grano. Se ha avanzado mucho en la tecnología de aireación, la que, dentro de ciertos límites, tiene similares o menores costos que la secadora.

En cuarto lugar, hay que considerar la transparencia de los precios pizarra, tantas veces cuestionados. Es muy difícil imaginarse una transparencia absoluta en los precios de referencia para los contratos “a fijar”, si el físico, previa pérdida de identidad, está en mano de los compradores, y a veces embarcado o molido, y no se puede disponer del mismo para una comercialización alternativa.

En quinto lugar se debe mencionar la calidad. La entrega del grano al circuito comercial y la pérdida de identidad consiguiente no permiten obtener un plus de precios por calidad. Existe un grado Plata para el trigo, que por ahora no se tradujo en un premio de precio, pero se han comenzado a realizar negocios con un plus de cinco dólares por tonelada de trigo diferenciado por características de elasticidad.

Por último, se debe mencionar la seguridad financiera que implica poseer la mercadería en el silo propio, a resguardo de los avatares de la economía, que se puede asegurar y se puede ofrecer en garantía para obtener financiamiento adecuado mediante warrants.

El beneficio primario de las instalaciones propias, considerando solamente los fletes, comisión, almacenaje y paritaria sería, en promedio, de 13,6 pesos por tonelada para trigo y girasol, a los que habría que agregar las diferencias de precio por la “venta con físico” y eventuales diferencias de precio por calidad. Además, está la diferencia entre los costos de aireación propios y la tarifa de secada del cerealista, que no se considera una economía, para estar cubierto de cualquier necesidad de mayor tiempo de funcionamiento de los ventiladores, de acuerdo con las condiciones del grano y climáticas del año.

19/09/1998

http://www.lanacion.com.ar/199267-almacenaje-en-origen-una-inversion-rentable

…///

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s